A TIEMPO

Llevo semanas con la idea en la cabeza y al final llego tarde, como a la gran mayoría de cosas que hice durante 2021.

Por eso mi balance de fin de año se publica a unos días de haber comenzado 2022, porque cada uno tiene sus tiempos y a mí echar la vista atrás a todos estos meses me ha puesto especialmente sensible.

Creo que en otro momento no estaría haciendo público este recopilatorio, pero se me agolpan los nombres, las fechas y las emociones en el pecho.

En los últimos doce meses he aprendido cosas de las que me costará desprenderme. Muchas se quedan para mí, pero otras, seguro que os resuenan.

“Hasta que no lo sufras no sabrás lo que es. Podrás conocerlo, pero no lo sabrás”

“Conoces a tu pareja en el adiós, a los hermanos en la herencia, a tus amigos en la dificultad y a ti mismo en el error”

“No hay nada como volver a un lugar que no ha cambiado para darte cuenta de cuánto has cambiado tú”

“Algunos finales son principios y dicen que es ahí cuando realmente conocemos a las personas, por su manera de comportarse cuando se marchan de nuestro lado”

“Te mereces todo lo que hiciste a otros. Tu sabrás si eso te da miedo o felicidad”

He estado ausente de muchos lugares, situaciones y personas. Pero he vuelto a los rincones que considero mi refugio. Me he escapado semanas a reflexionar, a observar y sentir despacio. He tenido que tomar distancia para decidir y ahora que me atrevo a poner el año en una balanza el resultado es positivo.

2021 me ha dado motivos para irme, pero muchos más para quedarme porque también ha sido un año de placeres. Placeres pequeñitos. Reencontrados. Descubiertos.

El placer de disfrutar de mi compañía sin que ningún otro lugar pudiera parecerme mejor. El placer de darme cuenta de que cuando estoy conmigo misma no estoy sola. El placer de estar en paz. El placer de las primeras veces. Las primeras sonrisas. El placer de repartir besos como si sobraran, como si se acabara el mundo porque… quizá sí, se nos está acabando un poco cada día. La vida es urgente. No os olvidéis de vivirla.

Empiezo el año siendo un nudo. Uno de esos que han apretado tanto que uno no sabe ni por dónde empezar. Pero nos quedan más de trescientos días para seguir aprendiendo. Y lo vamos a hacer bien, porque a 2021 he sido yo quién le ha enseñado los dientes.

Porque he llegado tarde a muchas oportunidades y personas. Pero he llegado a tiempo a mí. Y a los míos.

3 comentarios sobre “A TIEMPO

  1. El 2021 no ha sido un año fácil para muchos , tampoco para ti ,pero nadie como tú ,con tu fuerza y entereza ha sabido sacar lo positivo de cada situación.Te me eres lo mejor del 2022 y así será. No cambies

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: